Las instalaciones pueden ser muy peligrosas si no se cuenta con la herramienta y el equipo necesario. Los incendios, cortos circuitos o descargas eléctricas pueden ser la consecuencia de no realizare una instalación eléctrica correctamente.

  • Antes de iniciar toda instalación eléctrica, corta la alimentación eléctrica general. Aunque sea para cambiar una bombilla.
  • Cuando realices conexiones, asegúrate de que el aislante de los conductores no está defectuoso. Evitarás cualquier riesgo de cortocircuito.
  • Todo circuito debe ser protegido por un cortacircuitos de una potencia correspondiente a su capacidad.
  • Repara inmediatamente cualquier aparato eléctrico dañado.
  • Ponte unos zapatos con las suelas de goma o caucho. Aseguran tu impermeabilidad en caso de que haya de agua y son famosos por sus propiedades antiestáticas.

Cosas que siempre debes evitar:

  • Aunque sea muy obvio te recordamos que jamás debes realizar algún ajuste a la electricidad con las manos o pies mojados.
  • Limpia tus aparatos eléctricos siempre después de desconectarlos para evitar alguna descarga.
  • Evita la sobrecarga en tomas múltiples. Para estos casos te recomendamos usar zócalos de tomas múltiple.
  • Los alargadores eléctricos no se reparan, siempre debes cambiarlo.